Consejos para que a mi hijo le guste leer

Qué apuesta tan complicada para dar a nuestros tiernos hijos el gusto por la lectura de ebook gratis que los sacarán del aburrimiento. Así que aquí hay algunos consejos para despertar su curiosidad y despertar su interés y amor por los libros:

Ofrécele una lectura gratis

Primer y probablemente más importante consejo: nunca fuerce a su hijo a leer, ya que esto puede disgustarle o acercar la lectura a un castigo. Al contrario, debe hacer que su hijo asocie esta actividad con un momento de placer. Si su hijo no se siente inclinado a leer en ese momento, ofrézcase a leer el libro en su lugar. La lectura libre no puede ser rechazada.

Paciencia y ánimo, palabras clave

Para evitar cualquier riesgo de disgusto, también hay que tener paciencia. La lectura es un ejercicio difícil para nuestros hijos, se toman su tiempo y no hay nada más normal. Por lo tanto, debemos ser positivos y animarlos para que se sientan apoyados ante esta dificultad, y orgullosos de sí mismos cuando superen los obstáculos.

Familiarícelo desde una edad temprana dando el ejemplo.

Desde una edad muy temprana, su hijo necesita acostumbrarse a los libros y a leer a los jóvenes. Y para su hijo, usted es el ejemplo más convincente. Así que tienes que demostrarles que te gusta leer para que entiendan que la lectura es una actividad importante que merece su lugar en la vida diaria de cada individuo, independientemente de su edad.

El objetivo es que quieran hacer lo que tú haces, imitarte y disfrutar de la lectura. También puedes empezar leyendo juntos, en voz alta, acompañando la lectura con gestos. El niño aprende mejor y, sobre todo, entiende mejor cuando mimetiza lo que lee.

Creando su propio espacio

Para que le guste la lectura, también debe estar a su alcance. Por ejemplo, es suficiente con poner una biblioteca de sus libros favoritos en su habitación. Lo importante es crear un lugar agradable donde pueda leer, desconectado de todo (lejos de la televisión y de todas las distracciones). Crear una especie de ritual diario, una cita de lectura regular que se arraigue de forma natural en los hábitos del niño y de la que ya no pueda prescindir.

Pasando por el entretenimiento

A su hijo le resultará más fácil y agradable leer poemas que riman o canciones divertidas que textos largos, por ejemplo. De hecho, a través del juego, el niño se sentirá investido con un papel que se tomará a pecho, podrá leer sin darse cuenta, e incluso divertirse.

Diversificación de los medios de comunicación

Para que su hijo disfrute de la lectura, también debe introducirlo en la «lectura divertida», es decir, en libros que estén relacionados con sus propios gustos, intereses y pasiones, en contraposición a los impuestos por la escuela. Mangas, cómics, revistas, libros de cocina, documentales, audiolibros o incluso historias en las que él es el héroe… ¡Lo que sea! ¡Lo importante es no asociar la lectura con una tarea escolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *